04 junio 2017

Submarinos de la URSS y Alemania que cambiaron la estrategia naval

Varios submarinos soviéticos y rusos se recuerdan por las hazañas de sus tripulantes. Por ejemplo, el sumergible diesel-eléctrico B-67 de la Flota del Norte soviética, que efectuó el primer lanzamiento del mundo de un misil balístico desde inmersión en 1955, o el submarino K-407 Novomoskovsk (clase Dolfin), que en 1991 estableció un récord técnico militar aún imbatido al disparar en una ráfaga todos sus proyectiles con un intervalo mínimo entre lanzamientos —16 misiles de 40 toneladas cada uno— durante la Operación Begemot-2.
Otros casos destacados fueron la operación del submarino diésel-eléctrico soviético S-360 en 1959, que simuló un ataque con torpedos contra el crucero pesado estadounidense Des Moines —en el que viajaba el propio presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower— o el del submarino de propulsión nuclear de la URSS K-10, que en 1968 navegó durante 13 horas seguidas y sin ser detectado por debajo del Enterprise, el más potente portaaviones norteamericano de la época, al que 'interceptó', siguió y hubiera hundido... si no se tratara de un ataque simulado.
En la década de los 70, la inteligencia militar de EE.UU. encontró en un depósito de chatarra comprada a la URSS un pedazo de recubrimiento de titanio marcado con el índice '705' y les puso sobre la pista de la existencia del submarino clase Lira (Alfa, según la clasificación de la OTAN), que causaría tanto dolor de la cabeza a los estrategas de la Alianza.

El más revolucionario: El proyecto 705 Lira de la URSS

Este proyecto se acerca a la categoría de mito, ya que los submarinos de clase Lira de la URSS pretendían cambiar el carácter de las operaciones navales.
Los ingenieros soviéticos lograron diseñar el sumergible que podía alcanzar mayor profundidad operativa debido a los nuevos materiales de su innovador casco y el diseño de su reactor nuclear. Además de ser el más rápido, debido a que podía alcanzar 41 nudos de velocidad —más de 80 km/h—, su sorprendente aceleración hacía que fuera más veloz que los torpedos.
Resultó tan rompedor que, para su desarrollo, necesitó una resolución especial del Comité Central del Partido Comunista para que el jefe del proyecto, Mijaíl Rusánov, alterara y hasta violara las normas y reglamentos de construcción naval vigentes en ese momento.
Submarino soviético del proyecto 705 Lira /  Ministerio de Defensa ruso
Para lograr un submarino de diseño compacto, la URSS redujo de manera drástica el número de tripulantes —hasta 24 oficiales y seis suboficiales— y, por primera vez en la historia, introdujo un sistema de control automatizado. Entre otras innovaciones inauguradas por los submarinos de clase Lira figura un reactor refrigerado por metal liquido muy compacto que genera enormes cantidades de energía, alrededor de 155 megavatios y otorga 40.000 caballos de vapor. 
Al igual que en el caso del caza interceptor MiG-25 y de otras innovaciones bélicas soviéticas, la organización atlántica se tomó muy en serio la amenaza del Alfa, ya que sus torpedos y otras armas antisubmarinas habrían tenido graves problemas para alcanzarles y sumergirse lo suficiente como para destruirlos.
Ya fuera por un pánico verdadero o para estimular la innovación y mejorar su financiación, tanto la Armada de EE.UU. como la Marina Real de Reino Unido se embarcaron en programas avanzados para desarrollar nuevas armas y sensores. Sin embargo, la URSS solo construyó siete unidades, que acabaron desguazadas por Rusia en los años 90 debido a su poca fiabilidad y alto coste.

El más numeroso y destacado en guerras: el U-Boot de la serie VII de Alemania

Como un caso muy destacado figura la actuación de los submarinistas alemanes y su serie de sumergibles, que estuvieron a punto de cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial.
La Alemania nazi fabricó 703 submarinos de la serie VII que formaban terroríficas 'manadas de lobos' cuya misión era cortar las arterias de suministro más importantes de sus enemigos. Sus resultados fueron impactantes: hundieron 123 buques de guerra y 2.770 transportes aliados... y casi desgarraron al Imperio británico.
Durante el primer año y medio de ese conflicto bélico, no encontraron una resistencia organizada y lograron unos resultados fenomenales, de 40 a 1. Sin embargo, con la introducción del sistema de convoyes y el fortalecimiento de la flota antisubmarina, su momento 'de vacas gordas' terminó.
Sumergible alemán U995 en el museo naval de Kiel, Alemania /  Darkone / CC BY-SA 2.0
Una noche, casi rascando el fondo del mar con la quilla de su sumergible, los submarinos nazis penetraron a través de rutas estrechas en Scapa Flow, un fondeadero ubicado en las islas Orcadas (Escocia, Reino Unido) y atacaron la principal base de Marina Real británica, una ofensiva en la que el submarino alemán U-47 de Gunther Prien hundió el acorazado Royal Oak, una acción en la que murieron maás de 830 de sus ocupantes.
Las unidades de esta serie VII poseían un diseño racional, un casco muy fuerte que les permitía alcanzar profundidades de hasta 220 metros —dos veces mayor que la de cualquier otro sumergible de la época— y una gran cantidad de dispositivos inteligentes, desde la máquina de encriptación Enigma hasta el 'snorkel', que permite a un submarino operar sus motores diésel sumergido a profundidad de periscopio. Además, los tripulantes de estos sumergibles demostraron el daño que puede causar una flota de submarinos y la cantidad de recursos que hay que emplear para neutralizar ese peligro.
Botado: 1939
Planta propulsora: diésel-eléctrica
Eslora: 66,6 metros
Desplazamiento: 857 toneladas
Profundidad máxima: 250 metros
Velocidad en inmersión: 8 nudos (14,8 km/h)
Tripulación: 48 personas

El más mortífero de la Guerra Fría: Submarino de ataque del proyecto 949A Antei, la URSS-Rusia

Los submarinos del proyecto 949A fueron denominados 'asesinos de portaaviones'. Cada uno era una enorme nave de 24.000 toneladas de desplazamiento y portaba 24 misiles de crucero Granit, de carga explosiva mucho mayor de los novedosos misiles Klambr-NK que poseen los buques de guerra rusos en la actualidad.
En ese grupo de 11 sumergibles entregados a la Marina estaba incluido el K-141 Kursk, que se hundió con los 118 miembros de su tripulación en el mar de Bárents el 12 de agosto de 2000.
Botado: 1985
Planta de propulsión: nuclear
Eslora: 155 metros
Desplazamiento: 24.000 toneladas
Profundidad máxima: 600 metros
Velocidad en inmersión: 32 nudos (59,3 km/h)
Tripulación: 130 personas
Submarino de ataque Omsk del proyecto 949A Antei /  Alex omen / CC BY 3.0

El más profundo: el submarino de ataque K-278 Komsomolets, la URSS

El submarino K-278 Komsomolets fue la única nave del proyecto 685 Plavnik y en 1985 alcanzó el récord mundial de inmersión, hasta 1.027 metros.
Sus cascos de presión e interior estaban fabricados con aleaciones de titanio —el primer sumergible en reunir esas condiciones— y a un kilómetro de profundidad este submarino era prácticamente invulnerable para cualquier arma antisubmarina e indetectable para sonares enemigos.
En 1989, se hundió tras un incendio, que causó el apagado de emergencia del reactor y provocó la muerte de 42 de sus 69 miembros de la tripulación.
Botado: 1983
Planta de propulsión: nuclear
Eslora: 110 metros
Desplazamiento: 8.500 toneladas
Profundidad máxima: 1.250 metros
Velocidad en inmersión: 31 nudos (57,4 km/h)
Tripulación: 60 personas
Submarino de ataque soviético de propulsión nuclear Komsomolets /  dominio público

El más grande del mundo: Submarino estratégico del proyecto 941 Akula, la URSS

Los enormes submarinos del proyecto 941 Akula son los más temibles sumergibles jamás creados, gracias a sus 48.000 toneladas de desplazamiento, cinco de cascos de presión, dos reactores nucleares y 19 compartimentos. Esas naves albergan 20 silos de lanzamiento vertical para los misiles balísticos RSM-39 de tres etapas de propelente sólido, cada uno con ojivas de reentrada múltiple y de guiado individual y 90 toneladas de peso.
Los Akula (o Typhoon, según la clasificación de la OTAN), tampoco tienen rivales en cuanto al confort, ya que cuentan con compartimentos individuales para cada miembro de la tripulación, gimnasio, sauna, sala de ocio y hasta una minipiscina, entre otras comodidades.
La única de estas naves que la Armada rusa mantiene en servicio es el Dmitri Donskoi, una de las seis fabricadas por la URSS para contrarrestar a sus análogos estadounidenses clase Ohio. Otros dos Akulas se encuentran en conservación  pero en 2016 se tomó la decisión de desguazarlos.
Botado: 1980
Planta de propulsión: nuclear
Eslora: 172,8 metros 
Desplazamiento: 48.000 toneladas
Profundidad: 500 metros.
Velocidad en inmersión: 25 nudos (46,3 km/h)
Tripulación: 160 personas


Un sumergible soviético clase Akula (Typhoon, según la clasificación de la OTAN) /  Bellona Foundation / wikipedia.org 

Rusia armará submarinos nucleares con misiles Kalibr para 2025

Rusia tiene planeado modernizar cuatro de sus submarinos, armándolos con el sistema de misiles Kalibr, anuncia un alto cargo de la Defensa rusa.
Se trata de los submarinos nucleares de la clase Proyecto 949 (Óscar II, según el código de la OTAN) pertenecientes a la flota rusa del Pacífico y de los misiles Kalibr SS-N-27 Sizzler, denominado así por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).
“Planeamos modernizar los polivalentes submarinos nucleares del Proyecto 949 (…) Los antiguos misiles Granit serán reemplazados por misiles Kalibr que han demostrado ser eficaces, incluso en el conflicto sirio”, dijo el sábado el viceministro de Defensa de Rusia, Yuri Borisov.
En declaraciones formuladas durante una visita a la planta de Zvezda en el Lejano Oriente, el titular ruso señaló que “este trabajo forma parte del actual programa estatal (de armamento)” y se espera que, con los cambios, los submarinos “tengan nuevas cualidades”.
Planeamos modernizar los polivalentes submarinos nucleares del Proyecto 949 (…) Los antiguos misiles Granit serán reemplazados por misiles Kalibr que han demostrado ser eficaces, incluso en el conflicto sirio”, dice el viceministro de Defensa de Rusia, Yuri Borisov.

“El submarino Irkutsk será modernizado para 2021. Ahora estamos considerando la modernización de otros tres submarinos bajo el programa estatal de armamento para 2018-2025”, dio a conocer.
El programa estatal de armamento —anunciado en mayo por el presidente ruso, Vladimir Putin— busca aumentar el potencial de combate de las Fuerzas Armadas del país euroasiático.
Varios informes enfatizan la creciente capacidad militar de Rusia, la cual ha provocado pánico entre los países en tensiones con este país, entre ellos los Estados bálticos y otros que pertenecen a la OTAN.
El poderío armamentístico de Rusia a menudo se compara con el de EE.UU. en medio de las tensiones entre ambos lados, por diversos motivos como sus posturas sobre la crisis de Siria. Varios expertos hasta el momento consideran que Moscú lleva la delantera, además de asegurar que Washington no sería capaz de detener los avances de Rusia.
tqi/ncl/snr/nal

Submarinos Tipo 214

El Tipo 214 es un submarino de propulsión diésel-eléctrica desarrollado por Howaldtswerke-Deutsche Werft GmbH (HDW). El Tipo 214 es un diseño derivado del submarino alemán Tipo 212 pero, es una variante de exportación que carece de algunas de las tecnologías clasificadas de su predecesor para uso exclusivo de la Armada de Alemania. 
Resultado de imagen para Submarino Tipo 212
Aun así este diseño incorpora todos los adelantos tecnológicos de un submarino de ataque de primera línea. El diseño del casco está optimizado para dejar una baja firma de sonar, la hélice es altamente silenciosa, adicionalmente al sistema de propulsión principal, cuenta con un sistema de propulsión independiente de aire (AIP) mediante el uso de celdas de combustible de tecnología PEM que le permite permanecer sumergido durante largos períodos. Debido a mejoras en los materiales del casco de presión el Tipo 214 puede sumergirse a más de los 250 metros que oficialmente declara, se estima que puede alcanzar una profundidad máxima de 400 metros. Sus sensores activos y pasivos le permiten acechar y atacar a sus blancos, unidades submarinas, de superfice e incluso aeronaves y blancos terrestres, con avanzados torpedos o misiles.
Resultado de imagen para type 212 submarine inside
Al igual que se predecesor de exportación el Tipo 209 el 214 se ha convertido en un éxito de ventas para la industria de submarinos alemana. Grecia fue el primer país en ordenar estas unidades, un contrato para construir tres unidades fue firmado por la Armada de Grecia el 15 de febrero de 2000 y una cuarta unidad fue ordenada en junio del 2002. El primer submarino fue construido en los astilleros HDW propiedad de TKMS en Kiel, Alemania y el resto en Hellenic Shipyards Co. en Skaramangas, Grecia. 
Resultado de imagen para type 212 submarine inside
Corea del Sur ordenó tres unidades Tipo 214, construidas en Corea por Hyundai Heavy Industries bajo la designación Clase Sohn Won-il; estas unidades empezaron a entrar en servicio a partir del año 2007, convirtiendo a la Armada del Corea del Sur en el primer usuario de esta clase de submarinos. En enero del 2009 la Armada de Corea del Sur ordenó la fabricación de seis unidades adicionales, lo que lo convertirá en el mayor usuario de esta clase de submarinos. 
Imagen relacionada
El Tipo 214TN: es una versión coproducida por Alemania y Turquía el cual va a utilizar un 80% de sistemas diseñados y construidos en Turquía (esto incluye un sistema C4I diseñado y producido en Turquía). Sin embargo, la tecnología clasificada de Alemania, tal como el sistema AIP, no será producida por Turquía. Por lo tanto, partes clasificadas serán pre-ensambladas en Alemania y embarcadas hacia Turquía.
Resultado de imagen para Submarino Tipo 212
Especificaciones:
Astillero Howaldtswerke-Deutsche Werft AG - Hellenic Shipyards Co. - Hyundai Heavy Industries
Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering - Istanbul Naval Shipyard
En servicio Armada Griega - Armada de la República de Corea - Armada turca - Marina portuguesa -
 Armada de Pakistán
Tipo Submarino
Periodo construcción 2001 - actualidad
Periodo servicio 2007 - actualidad
Desplazamiento en inmersión 1.700 t
Eslora 65 m - 57.2 (2ª serie)
Manga 6.3 m
Calado 6 m
Armamento 8 tubos torpederos de 533 mm , 4 capaces de lanzar Sub-Harpoon
Propulsión 1 motor diésel MTU 16V 396, 2 PEM HDW/de 120 kW, 1 motor eléctrico Siemens Permasyn con  1 hélice de 7 palas
Potencia 1700 kW - Potencia de inmersión 1700 kW sumergidos
Velocidad 12 nudos - Velocidad en inmersión 20 nudos
Profundidad 300 m
Autonomía 12.000 millas náuticas a 8 nudos (15 km/h) en superficie - 420 millas náuticas a 8 nudos
1248 millas náuticas a 4 nudos.
Tripulación 5 oficiales, 22 tripulantes
Sistema AIP: 2 HDW celdas de combustibles PEM (240 kW)(GR) / 9 HDW celdas de combustible PEM (306 kW)(SK)
Alcance con Celdas de Combustible: 1,248 millas a 4 nudos (2,310 km a 7 km/h)
Autonomía: 12 semanas - Autonomía sumergido sin snorkel: 3 semanas
Profundidad de operación: más de 250 metros oficialmente, 400 metros estimado
Radar de Navegación: SPHINX-D con pulso 4kW y sensor de radar LPI táctico [Thales Deutschland Kiel]

En la estela de Peral

Conservar y restaurar, profundizar en su conocimiento y valoración, dar a conocer y divulgar los avances históricos de la ciencia y la técnica aplicadas a la navegación son tareas esenciales para los que nos dedicamos a ello. Y más en un país como España, del que muchos todavía repiten que apenas aportó algo en esos sentidos, y con una figura como Peral, aún menos conocida y celebrada de lo que debiera y de lo que sería normal en países de nuestro entorno.
Comúnmente se acepta que el de Peral fue el primer submarino moderno y eficaz, al contar con casco metálico, propulsión eléctrica, algo muy parecido a un periscopio (también inventado  por Peral)  y tubo lanzatorpedos interno con posibilidad de recarga, adelantos que nunca antes se habían reunido en prototipos mucho menos fiables en países supuestamente mejor dotados para el adelanto.
Aparato de profundidades
 El “aparato de profundidades” de Peral, que llevaba automáticamente al submarino a la cota deseada.
Pero se arguye que el buque de Peral solo tenía propulsión eléctrica para la inmersión, y sin poder recargar sus baterías a bordo, debiendo volver a puerto para hacerlo, su autonomía y operatividad eran muy escasas.
Lo cierto es que el genial inventor previó aquello, como ha demostrado el doctor ingeniero naval López Palancar, que descubrió en los archivos de la empresa alemana M.A.N, la correspondencia de Peral (que era además catedrático de ese idioma, entonces puntero en el mundo de la ciencia y la técnica) con nada menos que Rudolf Diesel, el inventor del motor de su nombre, para adaptar su motor a sucesivos modelos de su submarino. De nuevo Peral se adelantó a su tiempo, pues la modesta contestación del ingeniero alemán fue que su motor estaba aún en desarrollo inicial, tenía escasa potencia y un tamaño excesivo. No creemos necesario recordar que fueron justamente esos motores los que han llevado los submarinos convencionales durante más de un siglo.
También se aduce que el submarino de Peral no llevaba un cañón en la cubierta, como llevaron los submarinos durante dos guerras mundiales. Pero también en eso el gran marino e inventor se adelantó a su tiempo, pues entró en contacto con el oficial del US Army Zalinski para dotar a su submarino de un arma mucho más formidable: el cañón que el oficial americano había inventado.
3 Submarino
El submarino, listo para sus exhaustivas pruebas en Cádiz
Se trataba de un cañón que disparaba grandes granadas de dinamita, con enorme poder destructivo. Ahora bien, la dinamita explota por simpatía, con lo que quedaba descartado su uso en cañones convencionales, que utilizan la pólvora como impulsora. Por eso era un cañón neumático, cuyos proyectiles eran lanzados por aire comprimido. Dada su baja velocidad inicial, era muy dudoso que fuera útil su empleo contra los acorazados de la época, ya que sus granadas no podrían atravesar sus blindajes, así que previsiblemente Peral lo destinaba a objetivos terrestres, dando así a su submarino una capacidad de ataque que no han tenido hasta la introducción de los misiles.
Y, por supuesto, el buque que hoy se conserva en Cartagena no era sino un prototipo, planeando Peral agrandarlo y mejorarlo con los mencionados avances y otros más, como llevar más tubos lanzatorpedos y afinar su casco a proa y popa para mejorar sus condiciones navegando en superficie. Pero incluso ese primer prototipo sobrepasaba en algunas prestaciones las conseguidas por algunos de los primeros submarinos operacionales construidos en serie en otros países más de diez años después del proyecto de Peral. Que así de alto ponemos el listón en España a todo lo nuestro.
CARTEL PERAL
Entendiendo que la tarea de recuperación de la vida y obra de Peral sigue aún siendo tan necesaria como urgente, Diego Quevedo Carmona que ha dedicado su vida a recuperar todo lo referente al genial inventor, algo explicable por ser todo un veterano del Arma Submarina de la Armada Española, ha promovido en Cartagena la conservación de la casa natal de Peral y, coincidiendo con el aniversario de su nacimiento, el 1-VI-1851, una exposición sobre todo lo referido a Peral en los salones de la Casa Consistorial, con el inmenso y variadísimo material por él recolectado a lo largo de su vida, cuyo cartel anunciador encabeza esta entrada. Legado que piensa donar altruistamente para conformar un Museo dedicado al gran marino e inventor justamente en su casa natal.
FOTO 02
Diego Quevedo Carmona, explicando la exposición de su interesante legado 
La tarea está aún lejos de finalizarse, pues hace bien poco se consiguió, por generosa donación de un particular, recuperar uno de los adelantos de Peral: el nuevo diseño de los acumuladores de su submarino, de los que se conservan sus tres patentes sucesivas, que incluía el substituir el material que contenía los peligrosos y corrosivos reactivos, que hasta entonces era de madera emplomada, por la mucho más eficaz y moderna “ebonita”: caucho tratado con azufre.
También se reflejan en la exposición los últimos años de Peral, cuando tras su baja en la Armada, fue uno de los impulsores de la electricidad en España, desde la iluminación a los ascensores automáticos, cosas por entonces que estaban en la vanguardia de la técnica. Del ascensor se conservan nada menos que dos patentes de Peral.
M
Acciones de la empresa creada por Peral tras su licencia de la Armada
Con muchos menos mimbres se han tejido reputaciones de hombres bastante menos geniales, máxime si tenemos en cuenta que Peral apenas pudo dedicar mas de una decena de años a sus proyectos, tras servir y más que honrosamente en la Guerra de Cuba, en la III Carlista y en Filipinas y morir a la muy temprana edad de 45 años.
Hace ya algunos años dedicábamos una entrada en este blog a Peral, para completar información: http://abcblogs.abc.es/espejo-de-navegantes/2013/06/16/peral-en-el-125-aniversario-de-una-gesta-cientifica-y-marinera/
Y seguramente habrá que dedicar otras, según las investigaciones pongan aún más de relieve el genio  de ese gran español.
ABC.es

Submarinos estadounidenses que ya son leyenda


Los sumergibles de EE.UU. y los logros de sus tripulaciones merecen especial atención. No en vano, se trata de la potencia naval número uno y su tremendo potencial tecnológico le permite atesorar un rico historial de victorias en distintas épocas.
Basta recordar que en 1967 el submarino Greyback del Mando de Operaciones Especiales de la Marina de EE.UU. pudo ‘robar’ avanzadas minas durante los ejercicios en alta mar de la Marina de Guerra soviética en el estrecho entre Vladivostok y la isla de Ruskiy.
Años después, el mismo submarino pudo subir dos bombas termonucleares en el mar de Ojotsk antes de que llegara el equipo soviético de rescate cuando allí se estrelló un bombardero estratégico Tu-95 (operación Blue Sun, 1976). Incluso terminada la Guerra Fría las incansables tripulaciones de submarinos siguen listas para el combate.
A continuación les presentamos algunos de los submarinos estadounidenses más destacados de la historia.

Primer submarino del mundo lanzado en serie: Holland

En 1895 el inventor John Philip Holland diseñó un submarino equipado de dos plantas de propulsión: un motor de combustión interna para moverse en superficie y un motor eléctrico alimentado por baterías para desplazarse sumergido. Concebido para la Marina Real Británica, varios de estos sumergibles fueron comprados por Estados Unidos, Reino Unido, la Armada Imperial Rusa y Japón.
Botadura: 1901.
Plantas propulsoras: eléctrica, de combustión interna alimentado por gasolina.
Eslora: 19,46 metros.
Desplazamiento: 125 toneladas.
Profundidad operacional máxima: 30 metros.
Velocidad en inmersión: 8 nudos (14,8 km/h).
Tripulación: 8 personas. 

El primer submarino de propulsión nuclear: SSN-571 ‘Nautilus’

“Underway on nuclear power!” (“¡Marchamos con energía nuclear!”). Este histórico mensaje enviado por radio desde el Nautilus cambió para siempre la flota de submarinos, haciéndola verdaderamente ‘submarina’. 
Esta nave protagonizó increíbles hazañas para la época. No en vano, el Nautilus podía pasar meses enteros en inmersión, fuera del alcance de submarinos de propulsión convencional. 
El 3 de agosto de 1958 el Nautilus fue la primera embarcación en llegar al Polo Norte.
Por lo demás, al igual que todos los primeros sumergibles experimentales de esta clase, el Nautilus resultó ‘inoperable’ para fines militares, pues resultaba ruidoso y era más peligroso para su tripulación que para el potencial enemigo. 
Botadura: 1954.
Planta propulsora: energía atómica.
Eslora: 97 metros.
Desplazamiento: 4.222 toneladas
Profundidad máxima de inmersión: 213 metros.
Velocidad en inmersión: 23 nudos (42,6 km/h)
Tripulación: 111 personas (11 de ellas oficiales) 

El primer submarino estratégico del mundo: SSBN-598 George Washington

El SSBN-598 George Washington, el primer submarino estratégico, fue capaz de cumplir las misiones de disuasión nuclear y dio forma a todos los futuros submarinos de este tipo en todo el mundo. Su arsenal de 16 misiles balísticos nucleares Polaris, que se podían disparar desde posición sumergida de hasta 20 metros, revolucionó las fuerzas nucleares estratégicas navales.
Botadura: 1959
Planta propulsora: nuclear.
Eslora: 116,3 metros.
Desplazamiento: 6.888 toneladas
Profundidad máxima: 270 metros.
Velocidad en inmersión: 25 nudos (46,3 km/h)
Tripulación: 112 personas.