07 mayo 2017

Submarino clase Borei. El largo brazo de Yuri.

Los submarinos de la clase Borei (cuyo nombre fue tomado del dios griego Boreas, que representa al helado viento del Norte) forman parte del ambicioso proyecto ruso 995 para la construcción de ocho submarinos nucleares de cuarta generación y 24.000 toneladas de desplazamiento en inmersión, a fin de sustituir a los ya obsoletos pertenecientes a las clases Delta y Typhoon. El coste de la primera unidad de la serie fue valorado en 713 millones de dólares.
Imagen de un submarino Borei (submarino Typhoon al fondo)
Imagen de un submarino Borei (submarino Typhoon al fondo)
En enero del año 2013 en la ceremonia de puesta en servicio del primer sumergible de la serie, Vladimir Putin manifestaba que “el Yuri Dolgoruky es el primer submarino nuclear de una nueva generación; los submarinos de esta clase son un componente principal de la estrategia de las fuerzas armadas rusas y garantizaran el balance del poderío global y la seguridad de Rusia y sus aliados”.

Yuri y sus largos brazos.

El primer sumergible de la serie toma su nombre del príncipe de Kiev y fundador de la ciudad de Moscu Yuri Dologoruky (1099-1157). Su estatua ecuestre se erige en la calle que pasa frente al ayuntamiento moscovita, pudiéndose apreciar su largo brazo en posición estirada.
Imagen de la estatua de Yuri Dolgoruki en Moscu
Imagen de la estatua de Yuri Dolgoruki en Moscú
Comparativamente y metafóricamente el submarino Yuri Dolgoruki también puede decirse que posee unos “largos brazos” que le permiten el lanzamiento de misiles Bulava a 10.000 kilómetros de distancia desde el punto de disparo.

Propulsión silenciosa: el pump jet.

La principal preocupación de los diseñadores de los submarinos clase Borei fue conseguir una navegación silenciosa al máximo, para evitar ser detectados por los buques enemigos. Para alcanzar este objetivo, los sumergibles fueron equipados con un sistema de propulsión tipo pump jet que ya había sido incorporado en los submarinos estadounidenses tipo Virginia, en los británicos de la clase Astute, en los canadienses clase Morey y probablemente en los franceses Shortfin Barracuda, contratados recientemente por el ministerio de defensa australiano a la empresa gala DCNS.
Imagen esquemática de un sistema "pump jet"
Imagen esquemática de un sistema “pump jet”
La propulsión pump jet proporciona, frente a la propulsión convencional por hélice,  una serie de ventajas que resumimos a continuación:
  • Ausencia del fenómeno de cavitación lo cual redunda en un sistema de propulsión más silencioso que los convencionales.
  • Proporciona mayor velocidad en situaciones de enfrentamiento con otros sumergibles o buques dotados de sistema de lucha anti submarina ASW (anti submarine warfare).
  • Protección del mecanismo impulsor contra impactos de objetos duros (rocas o sustancias del fondo marino).
  • Mayor maniobrabilidad a bajas velocidades.
  • Posibilidad de navegación en aguas poco profundas.
Los submarinos de la clase Borei han sido los primeros en su clase en incorporar el sistema de propulsión pump jet dentro de los navíos de la flota de la federación rusa.

Características principales.

Estos sumergibles están siendo construidos bajo la denominación SSBN (silent service ballistic nuclear), de acuerdo con esta clasificación la propulsión está compuesta por un reactor nuclear de cuarta generación, tipo OK-650, turbinas de vapor tipo AEU, un eje propulsor y una hélice, siendo su sistema impulsor del tipo pump-jet.
El armamento principal está compuesto por baterías misiles Bulava de 36,8 toneladas cada uno de peso en su lanzamiento (cuyo nombre significa “maza” en castellano) siendo el primer misil balístico construido en la era post-sovietica.
Estos misiles tienen un rango de alcance de 9500 kms., incluyen cabezas de tipo MIRV con una potencia explosiva de 150 kilotones cada una; son guiados por un sistema astro-inercial a través del sistema de navegación por satélite GLONASS.
Imagen esquema lanzamiento misil con cabeza MIRV
Imagen esquema lanzamiento misil con cabeza MIRV
El primer submarino de la serie (el Yuri Dolgoruki) fue diseñado para incorporar una batería de 16 misiles (configuración similar a los submarinos clase Typhoon); los siguientes modelos de la serie ya fueron diseñados y mejorados para incorporar baterías de 20 misiles.
Los misiles Bulava han sufrido una serie de desventuras en su fase de proyecto, durante sus pruebas de lanzamiento efectuadas este año 2017, de un total de 27 pruebas 12 han resultado insatisfactorias. Estos resultados han provocado un nuevo proceso de desarrollo en el diseño de estos misiles.
Aparte de los misiles Bulava, el armamento se complementa con 6 tubos lanzatorpedos de 533 m.m. de diámetro.



Gran Bretaña bota el HMS “Audacious” cuarto submarino de la clase Astute.

El HMS «Audacious» es el cuarto submarino de ataque de la clase «Astute», la Armada británica recibirá un total de siete unidades
Gran Bretaña ha puesto a flote el cuarto submarino de la clase Astute en las instalaciones de BAE Systems en Barrow-in-Furness. El HMS  Audacious (Audaz), ha sido fabricado por la empresa BAE Systems y está considerado como uno de los submarinos más silenciosos del mundo incorporando las mejoras inherentes a los avances tecnológicos, de los que también se benefician, en sus frecuentes obras de actualización, las unidades más antiguas.
El “Audacious” se  espera que esté listo para ser entregado a la Royal Navy en 2018. Su construcción ha sido uno de los asuntos militares mejor guardados pues su botadura no estaba prevista hasta finales de 2018. El Audacious ha sido  construido para que pueda permanecer bajo el agua por más de veinticinco años sin necesidad de subir a superficie. Los reactores de este avanzado submarino serán suficientes hasta el año 2043 que necesitará recargar su combustible. También emplea un nuevo sistema optrónico, lo que significa que no  monta el tradicional periscopio.
Los Astute y la fuerza de submarinos británica.
Inicialmente concebidos para sustituir a los submarinos de ataque de la clase Swiftsure, en la práctica la entrada en servicio de los buques de la clase Astute se está solapando con la baja de las primeras unidades de la clase Trafalgar.
Los Astute desplazan 7.400 toneladas en inmersión. Su casco tiene 97 metros de eslora y cuenta con una dotación de 98 personas. Su planta propulsora está basada en la de los submarinos balísticos de la clase Vanguard, con un reactor Rolls-Royce PWR-2. El buque alcanza los 29 nudos a máxima velocidad en inmersión, y mantiene los 20 nudos en superficie.
La clase Astute está formada por 7 unidades, encargadas en dos lotes, la primera de ellas formada por los HMS Astute , HMS Ambush, y HMS Artful.
El segundo lote estará formado por los submarinos HMS Audacious, cabeza de la serie; HMS Anson, HMS Agammenon y HMS Ajax. El programa prevé la entrega del último buque en 2024.
Este segundo lote, introducen una serie de mejoras con respecto a los primeros entregados,  principalmente relacionadas con el sistema de combate. Estos buques serán los primeros de la Royal Navy en adoptar el uso de consolas multifunción, así como componentes COTS comerciales, más eficientes en términos de economía, mantenimiento y actualización.
El coste unitario de los buques se sitúa según las fuentes entre 1.200 y 1.600 millones de libras esterlinas (entre 1.400 y 1.800 millones de euros, aproximadamente). El programa Astute, emplea a alrededor de la mitad de los más de 5.000 trabajadores de la división de submarinos de BAE Systems en el Reino Unido.
En la actualidad el Reino Unido mantiene tres tipos de naves, todas ellas de propulsión nuclear: los submarinos de ataque de los tipos Astute y Trafalgar; y los cuatro submarinos balísticos (SSBN) de la clase Vanguard.
Los Vanguard sirven como plataformas móviles de la fuerza nuclear de disuasión británica, basada en los misiles balísticos intercontinentales (ICBM) Trident II D5. Se estudia el reemplazo de los buques de la clase Vanguard por un nuevo tipo de SSBN a partir de 2028.
En general, los sumergibles de la clase Astute son diseñados para permanecer escondidos bajo el agua durante muchos meses o incluso años. El agua fresca que necesita la tripulación, se produce a través de la destilación del agua marina. En cuanto a la generación de oxígeno, se realiza a través de la separación química del agua. A su vez, el dióxido de carbono se retira de la atmósfera con el uso de “gadgets” especiales.
No  obstante, las naves de esta clase tienen que volver a puerto cada tres meses o ser pertrechados en altamar por un buque de apoyo logístico para reponer las reservas de víveres y efectuar los cambios de la tripulación ya que la estancia de los marineros a gran profundidad durante mucho tiempo, puede afectar de manera negativa a su salud mental y física.
Los sumergibles de esta clase no portan como armamento principal los misiles Trident II D5 de 12.000 kilómetros de alcance, sino de crucero Tomahawks de alcance medio entre 1.000 a 1.500 km. En un sofisticado sistema integrado de combate que incluye otros misiles (Sub Harpoon anti buque) y torpedos pesados Spearfish que confieren a la nave una gran potencia de fuego no portando ojivas nucleares. El gobierno británico tiene previsto en los próximos años, sustituir los buques de la clase Vanguard por la clase Successor.
Según declaró el almirante Alan William John West, ex comandante de la OTAN, “la única restricción de la nave es la necesidad de comer de la tripulación. Estos submarinos pueden generar su propia agua y aire. La patrulla más larga en la historia duró 108 días”
El alto mando británico agregó que las naves de la clase Astute son “ideales” para realizar misiones de inteligencia, así como hundir submarinos enemigos. Además de esto, están preparados para desembarcar soldados de las fuerzas especiales sin necesidad de emerger a la superficie.

Rusia proyecta un submarino nuclear civil para explorar el Ártico

Internacional
El Mercurio

Su objetivo es detectar las enormes reservas de hidrocarburos en el polo.
 


El objetivo es el petróleo y el gas del Ártico, y para encontrarlo, Rusia va a construir el primer submarino no armado a propulsión nuclear.
La idea, cuenta The Times, es parte de un proyecto llamado Iceberg, que busca desarrollar tecnologías para explotar bajo el agua los miles de millones de barriles de hidrocarburos que hay frente a las costas del norte de Rusia. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, hay unos 90 mil millones de barriles de petróleo, 1.699 billones de pies cúbicos de gas y 44 mil millones de barriles de líquidos de gas natural en el Ártico, de los cuales el 84% está mar afuera.
El nuevo submarino tendrá escáneres sísmicos para detectar los codiciados yacimientos bajo el lecho marino, a profundidades de hasta 400 metros. La eslora de la nave será de 135 metros, mientras que tendrá 14 metros de manga, y podrá alcanzar una velocidad de 12,6 nudos. La tripulación estará compuesta por 40 personas y tendrá la capacidad de realizar misiones sumergiéndose hasta por 90 días.
Pero los analistas de defensa advierten que la nave -más o menos similar a los submarinos de ataque rusos clase Yasen- también puede ser usada para inteligencia militar. Rusia ha instalado un sistema de sonares bajo el agua, que está monitoreando los sumergibles estadounidenses, británicos y franceses en la zona, comentó The Times. Además de Rusia, Canadá, Estados Unidos, Dinamarca y Noruega tienen territorio polar y han presentado ante Naciones Unidas pedidos para que les den el derecho de explotar las vastas reservas de hidrocarburos.